miércoles, 3 de mayo de 2017

Nuestros primeros días en Japón: Descubriento la tradición en Kioto.

Voy a intentar que las entradillas sobre Japón sean breves, para no apabullaros con miles de fotillos, sino mostraros un poquito lo que nos transmitió cada lugar y los rincones que más nos gustaron. Aunque ya puedo deciros que volvimos enamorados del país nipón.
Deciros que ir en Abril es un gran acierto, ya no llueve tanto como en Marzo (solo uno de los días nos cayó una tromba, el resto de los días ni una sola gota) y presenciar en vivo el "Hanami" o contemplación de los cerezos en flor (sakura) no tiene precio.
Nosotros comenzamos la aventura en Kioto, pese a aterrizar en Tokyo, nos montamos a un tren bala y en 3 horitas nos plantamos allí, en el que sería nuestra base durante 6 días.
Paso al lío, a mostraros algunos de los lugares que más nos gustaron y que no debéis perderos si visitáis la antigua capital japonesa:
- Jardines del templo To-ji (muy cerquita de la estación de trenes). Como veis con los cerezos en flor es un lugar precioso.
 -Los distintos edificios del templo, y su pagoda también son de obligada visita.
 -Templo Nishi-Hongan- ji (si hay muchos templos, pero es que son todos tan hermosos... nos vimos unos cuantos, jejeje)
 -Mercado de pescado Nishiki. Venden mucho más a parte de pescado, y en los puestecitos puedes "tapear", si amigos en Japón también hay pinchos, y probamos cosas bien ricas.
 - Hacerse una fotillo con las chicas preciosas en kimono. En Kioto es habitual ver mujeres en kimono (y algunos hombres), sobretodo durante esta época, y sobretodo en el barrio de Gion o yendo al templo de Kiyomizu dera.
 -Parada obligada, Kiyomizu dera. Un conjunto de templos, pagoda y espectaculares vistas desde la ladera en la que se encuentra. Justo bajando está el barrio de Gion.
 Es un lugares con muchos "ritos" que cumplir. Uno de ellos es el de la piedra del amor. Se dan 2 vueltas a la piedra en la que me encuentro en la foto, con los ojos cerrados, y después se anda en línea recta unos 50 metros hasta otra piedra en frente de la primera. Si se logra llegar se encontrará el amor verdadero. Yo no lo hice porque viajaba con mi amor verdadero, no nos hace falta, jeje.
- Kinkaku-ji o pabellón dorado (a que no adivináis porque??jeje) Es una maravilla todo el recinto y los jardines. La pena?? Que ese día cayó un verdadero diluvio y lo vimos a la carrera.
 -Palacio imperial de Kioto. Justo entramos cuando comenzaba una visita gratuita y allí que fuimos. Pero seguía cayendo la del pulpo.
-Bambusal de Arashiyama. Un espectáculo ver este bosque de bambús tan grandes, muy distintitos a nuestros bosques.
 -Las vistas desde allí son espectaculares, el parque que hay arriba es muy bonito también.
 -Subimos al parque de monos de Iwatayama, en Arashiyama también. Vistas alucinantes de Kioto.
 -Y los majísimos monetes
 -Los espléndidos jardines del Ginkaku-ji o pabellón de la plata (y no, éste no es plateado, no les llegó el presupuesto y se quedó solo en intención). 
 - Cenar y pasear una noche por la calle Ponto-cho
 - Fushimi Inari, el templo de los miles de Torii (puertas naranjas). Hay varios kilómetros con ellas, las ofrecían los comerciantes de arroz a Inari, el dios sintoísta de los cereales, para tener buena cosecha.
En resumen Kioto es tradición, son templos en los que respirar paz, remansos en medio de la naturaleza, y kimonos, muchos kimonos. Son geishas y buenos restaurantes en los que degustar la auténtica gastronomía japonesa.
Espero que os gusten las fotillos.
Besitos amores, feliz ecuador de semana.

5 comentarios:

  1. Menuda experiencia, hay fotos preciosas!
    Me alegro mucho, guapa!

    ResponderEliminar
  2. Que fotos tan preciosas Sara!Muy curioso lo de la piedra,jeje. bsts

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar